jueves, 17 de abril de 2008

El Mar Incalculable, 18 avo capitulo

"Muchos tripulantes miran hacia la costa, tristes y desesperanzados imaginando quizás un nunca retorno o una muerte aciaga, otros suspiran y lloran abrazados presagiando un designio fatal, tanto ha sido el miedo que el sábado Goméz Rascón y Cristóbal Quintero han querido sabotear el viaje malogrando y quitando el timón de la "Pinta", afortunadamente Martín ha arreglado el desperfecto y después de desembarcar en Canarias para proveernos de alimentos volvemos rumbo a occidente, trato por todos los medios de levantarlos de su desdicha y describirles las grandes riquezas que encontraran a lo lejos.
Siempre es triste una partida, dejar la familia y los amigos, el pueblo que te vio nacer y las reflexiones o aventuras que se tejieron en el, esa nostalgia se ve superada cuando uno se enrumba en un viaje misterioso del que quizás jamás se vuelva, allí la congoja se ve asaltada por la duda y el temor, y en ese mirar hacia la bahía lo que vemos en realidad es toda nuestra vida que se aleja poco a poco, se distancian personas que amamos y culturas que supimos forjar o escuchar, casi el mismo dolor que siente un desterrado por causas injustas, Me apena y pretendo darle ánimos que por dentro también son para mí; Lentamente se diluye la desazón apareciendo en sus rostros cierta serenidad salpicada de ilusiones, en cambio en mí sucede lo contrario, emergen pensamientos ambiguos que ya creía olvidados, mirando no solo lo lejos que me encuentro de mi hogar si no también por sentirme tan insignificante al lado de este mar incalculable, ¿Y acaso el mundo entero no será tan insondable como ésta inmensidad? ¿y esta inmensidad no será ínfima y pequeña al lado del universo que suele crecer bajo las sombras como una Atlántida enmarañada y sujetada por brazos invencibles?,
Muchas veces he pensado que lo verdadero e importante sobrevive bajo cortinas de epidermis que en vez de hacernos resaltar nos aislan aún más y nos confunden sempiternamente; vuelven a mí viejas especulaciones y preguntas que me hice tiempo atrás y lo recuerdo nitidamente como voces quejumbrosas que nos hablan cuando habitualmente convivimos con la soledad, cuando nos sentimos extraviados en la vida dando tumbos por acá y por allá.
¿Y por que lo pienso justo ahora cuando me hallo bajo supuestamente en el albor de mi felicidad y mi destino? será por que como pasa casi siempre los momentos en que gozamos de la mayor alegría posible también convive al mismo tiempo la pena o el infortunio, por que hasta en la gloria más dichosa late subyacente el sacrificio tantas veces lacrimoso, como si para que una gesta o un acto heroico sea completo o absoluto necesariamente uno se tenga que desangrar y sobrevivir;
¿No es así como les pasa a los atletas? ¿no caen lágrimas a mares cuando son proclamados monarcas de tal o cual deporte?.
Son aquellas justas y obras en que nuestra naturaleza como un rayo fulminante nos recuerda lo que somos, seres que convivimos en la dualidad, entre la prisión y la libertad, entre sonrisas y caretas, entre luces y sombras.......entonces queremos averiguar por aquí o por allá, queremos ver que pasa por este lado o por el otro (por que el sitial en que estamos nos parece en algún momento mediocre o limitado) pero en esa búsqueda de la verdad cual camino de Teseo lo único que hacemos es perdernos cada vez más en ese laberinto infernal que siempre es confundente y desesperante, entretanto después de muchos fracasos nos damos cuenta que ya es demasiado tarde, ya estamos frente al Minotauro y su irremediable grandeza, esas vías y ruas que lamentablemente seguimos como borregos u hormigas por que preferimos buscar la verdad en sentido opuesto, afuera en lo exógeno, en lo trivial, entre humos y balbuceos.
luego cuando encontramos al monstruo no hay tal verdad, no la vemos,no la palpamos, y si en caso existiese por uno u otro motivo,no la podemos observar............ por que toda luz yace adentro, en el alma misma de Teseo o de cualquiera, ese es su hogar, su verdadero hábitat, su fuerza o su ocaso".

4 comentarios:

CaroliNa dijo...

Si, a veces, casi todas las veces nos perdemos buscando la verdad, ella es tan relativa, cada uno tiene su propia verdad,lo importante es ser fiel a nostros mismos y mantener nuestro interior lleno, lleno de valores y principios, los cuales te podrán llevar al fin y al cabo a la verdad o a tu verdad.
me husta leerte.
un abrazo Nike.

CaroliNa dijo...

Hola Nike.
Eh no te pierdas, vuelve pronto.
un abrazote.

Nel.la dijo...

Te escribí un comentario, pero me falló la conexión a Internet y no salió... bueno, doble trabajo.

Hola, Nike! Cómo vas?
Me gusta como plasmas en este capítulo la dualidad del ser humano: cómo convive con sentimientos aparentemente opuestos: la ilusión y el miedo, las dudas en los proyectos, y sobre todo el miedo a lo desconocido, a los cambios, tanto si van a ser para bien como para mal.

¿Cuántas veces habremos luchado y nos habremos ilusionado ante un poryecto, y cuando tenemos delante aquéllo por lo que hemos luchado, aparecen las dudas y los miedos?
Claro que eso siempre surge, pero hemos de ser valientes y avanzar, pues al fin y al cabo la vida es un movimiento continuo, un cambio constante, o eso pienso yo.

Abandonar algo que conocemos para ir al encuentro de algo completamente nuevo, desconocido, es algo sumamente excitante, pero a la vez asusta... ¿y si lo que encontremos no va a ser lo que esperábamos, o va a ser peor que lo que teníamos? pero quien no se arriesga, nunca hará nada en la vida, se quedará como dormido en un rincón viendo como la vida va pasando, y cuando se de cuenta, la vida se le habrá escurrido de entre las manos.
Así que ¡a vivir!

Muchas gracias por compartir con nosotros tu sabiduría.

Por cierto, te escribí también un comentario en tu anterior entrada.

Un beso enorme!

Nel.la dijo...

Hola, nike, con tu comentario en mi blog me has hecho llorar con una gran sonrisa: desde lo más profundo de mi alma, hasta mi rostro, ahora iluminado...

Millones de gracias. Me guardo ese comentario con gran cariño en lo más profundo de mi corazón.