lunes, 2 de junio de 2008

" Miedo y Asombro" capít. 20

" En el anochecer del quince de setiembre vimos descender sobre nosotros un maravilloso ramo de fuego, una lumbre extensa y misteriosa que emergía de algo más grande aún, el cielo asemejaba a un gran dragón negro cuyas fauces vertía llamas que nos acaloraban las caras hasta sentir un ligero quemazón entremezclado con tintes asombrosos, como cuando nos ruborizamos ante el ser amado cuando empieza a hablarnos al oído en momentos de amor mágicos y agradecidos.
Este animal reptaba sigilosamente suspendiendose muchas veces en su condición de alado, quizá en lo poderoso que se siente (quizá en lo poderoso que es), con crestas henchidas y miles de escamas rodeando por su cuerpo, pienso que nos ve minúsculos e insignificantes, parecida a esa mirada desdeñosa de algunas personas ante la grandeza del artista pueblerino o contemporáneo, con palabras miserables ante los héroes y críticas infundadas ante los creadores, con la indiferencia que tuvo que recibir Maria de Novara o con el rechazo a los versos distendidos en las almas de los hombres, de Dante ¡el gran Dante! es por eso que nadie es profeta en su tierra ni en su tiempo y no existen artistas menores o mayores, existe solo el hecho de descargar sentíres, de hablar o de decir, de mentir o de ser honesto.
Dicen que lo único bueno de un escritor es que tiene la capacidad de inventar verdades, creo que es un poco así, describir soledades, escribir sobre personajes fantasmas y anacoretas pero que encierran dentro de sí todo el secreto del mundo, paisajes que hablan solos y la biografía de nuestro continuo decaer, de nuestra leve agonía y también de nuestra salvación.
En medio de esta alucinación colectiva me sobrevive un papel en blanco, poesía invisible y tal vez miserable que mi espíritu no se atreve a plasmar en pequeños o grandes escritos imperfectos.
Quizá lo que estemos mirando ahora en alta mar no sea más que una lluvia de estrellas en un cielo ennegrecido, lo cual poco importa, por que me ha permitido pensar y soñar, ver y sentir, y tal vez reponerme de cosas que creí perdidas."

5 comentarios:

Nel.la dijo...

"Quizá lo que estemos mirando ahora en alta mar no sea más que una lluvia de estrellas en un cielo ennegrecido, lo cual poco importa, por que me ha permitido pensar y soñar, ver y sentir y tal vez reponerme de cosas que creí perdidas."
Me hace pensar...

Realmente lo más importante no siempre es la realidad objetiva, sino cómo uno la capta, cómo la vive, adónde le hace llegar (o eso pienso yo).
Un hombre, ante una bella flor en el camino, puede pasar de largo, sin verla; otro se quedará mirándola, maravillado por su belleza; y un tercero la arrancará rabiosamente, y la pisoteará en el suelo... ¿Reamente es tan importante lo que vemos, o más bien cómo lo vemos?

Me apunto a tu manera de ver el arte, al artista: y tú, por supuesto, eres un gran artista, un gran escritor, un creador de grandes verdades llenas de sentimientos y de admiración por la vida...

Te quiero, nike! Te considero un gran amigo.
Nos vemos!

NIKE dijo...

hola nel.la
gracias por tus comentarios en principio, muchas gracias.
La realidad objetiva y lo cognitivo también entran en esa batalla de apreciación, de cuanto uno luche por ver más allá de las cosas es tarea creo de todos, lo principal es no perder esa realidad; la llamada delgada linea roja (esa que no se debe traspasar, siempre estará latente en nuestra vida), creo que para llegar a ella primero debemos saber de que lado estamos, yo no lo sé, no creo que nadie la sepa a ciencia cierta tampoco.

un abrazote !!!!!!

CaroliNa dijo...

Hola amigo, me alegro de volver por aquí, sigues siendo un bohemio inteligente, con mucho de sensibilidad, me gusta leerte.
un abrazo y gracias por visitarme.

SolAR dijo...

Los que escriben inventan palabras, silabario que trae nombres, descripciones de lugares inventados o descritos.

Lenguas que desarrollan nombres prestados, alfabetos ilustrados, que nos construyen y relacionan para formanos.

Alguien que escribe, encuentra, y distribuye con caracteres independientes su origen, su historia.

La evolución de los tipos se distingue por lo que cada uno representa.

Saludos, me gustó el blog.

NIKE dijo...

Hola Carolina!!
je je je, bueno no sé si bohemio, menos inteligente, quizá sensible como todos o como pocos, en fin a mi me gusta escribir y me imagino es algo bueno no?, todo el mundo escribe, algunos lo hacen en el cuaderno de la vida, otros aqui otros allá... en fin.
gracias por gustarte lo que escribo
eso me alegra.

un abrazote!!!!!!!!!!!!!!!!!


Hola Solar!!

Un gusto que te pases por aqui, estoy de acuerdo contigo en tu apreciación, hay algunos escritores que en vez de encontrar se desencuentran, algunos pierden la cordura y algunas veces la memoria (el escribir a veces se hace trágico, no siempre el que escribe es feliz, quizá todos los escritores sean infelices de alguna manera) es justo en esos momentos que los personajes,los lugares inventados o no, las lenguas cobran sentido y existencia y lo que en principio quisimos decir o la historia que quisimos tejer se vuelve nada nuestro, les pertenece a ellos, los caracteres son de ellos, se despersonaliza, nos despersonalizamos.......
a algunos escritores les pasa eso..
creo..

Gracias por tus palabras y más por gustarte el blog.