jueves, 10 de julio de 2008

Al borde cap 22.

"Pero ni decirles eso los hace desistir de sus enojos y de su ira, les dije que me dieran 3 días, solo 3 días y después hicieran de mí lo que quisiecen, en medio de tanto ajetreo escuché a mi lado una voz amiga, era Martín, mi querido Martín
-Señor , una expedición bendecida por tan altos príncipes no tiene ni tendrá razón de volver sin buenas nuevas ; aquellos que se subleven a esta misión le aconsejo que los ahorque o que los eche al mar y si su merced no se atreve solo dé la orden que mis hermanos y yo gustosos lo haremos.
Menos mal que nada de esto fue necesario y al contrario todos volvieron a sus labores un poco más animados, será que el miedo también tiene este efecto? que el humano necesita de temores para existir y ser?.
El 11 de octubre apareció junto a mi nave un junco verde, luego un pez verde de esos que no se alejan mucho de las rocas, más allá me avisaron que los tripulantes de la niña habían alzado un espino cargado de fruto rojo que parecía recién cortado, otra vez la euforia recorría en nosotros, todos miraban hacía el más allá a ver si aparecía a lo lejos algo increíble, entre cantos de la salve regina dimos gracias a Dios y luego ordené que estuviesen atentos esa noche, no podíamos estar tan lejos de tierra.
subo la escalinata sumido entre la ilusión que comienza a apoderarse de mi y los constantes mensajes que ingenuamente pretendo suministrarle a mi mente para que tome las cosas con calma,algo tonto por supuesto, como si un niño pudiera ordenar a sus padres o un pueblo pobre gobernar entre Autocracracias poderosas.

Nervioso y torpe en mi andar voy repasando toda mi vida en múltiple imágenes que sobrevienen en una ebullición infinita, instantes cortos pero trascendentales como si todo pasara en microsegundos, y risas y llantos que fueron ayer hoy significaran mucho, espacios que se dilatan en busca de un porvenir o de un futuro incierto pero muy humano, humano a nuestra medida, con óleos que pintamos o con nuestra sordera que nos señala que hemos pasado mucho tiempo en la tierra, con la música que escuchamos o con aquella obra que vimos solos sentados en aquel sofá entre piernas flexionadas, sintiéndonos quizá parte de la historia y emocionandonos tanto que decimos en que lugar o que parte del mundo este hombre se robó mi historia, mi guión, y es que todo habla de mí o sobre mí y eso tal vez es lo que creemos o pretendemos creer, como si a todos nos pasara cosas diferentes, a veces me siento como aquel hombre que camina en plena plaza cargado de bombas por vengar la muerte de su hermano y desiste al encontrarse con su amada, entre sollozos y pena prefiere morir solo e inmolarse bajo un pozo, bajo un yugo, es que el humano lo es todo y no es tan distinto y a veces les hablamos cuando no están , como hablar al viento pero en verdad les conversamos a ellos, a pesar de toda nuestra ingratitud y a pesar de todo nuestro dolor, gritamos fulminantes como un alma que se despierta en medio de la noche por que acaba de recordar o de revelarsele algo, como exigiendo una verdad o tan solo una palabra, pero después prefiere dormir y prefiere recordarlo feliz en un bello parque fumando nuestro descontento y haciendo de ese humo un recuerdo imborrable, en ese instante queremos ser una u otra persona y haber hecho cosas distintas o igual, no se sabe, ¿quien sabe? ,nos queda siempre el recuerdo de la magia, (esa que siempre nos sobrevive) y el horizonte en que construimos una nueva vida, lo esencial nunca se acaba, nos trasciende y nos hace mejor,
como un llorar entre plumas levantandonos con nuestra equivocación o no, con nosotros mismos, con nuestro reflejo, ahora si felices por lo hecho........... al menos por hoy."

2 comentarios:

CaroliNa dijo...

la eternidad bien pudiera ser un río solamente, aunque sea de lágrimas...
hola amigo, perdidos estamos ambos, ya el verano acá me tiene algo alejada, ya volveran las aguas a su cauce.
espero que estés muy bien, un beso, cuida de ti, Tq. chao.

Nel.la dijo...

"...felices al menos por hoy..."
¿Acaso no es esa la verdadera felicidad?, la que vivimos en el momento del hoy, la que nos hace recordar lo efímera que es la vida, y que sólo existe a base de muchos "HOY"... felices por hoy... y mañana ya veremos. Me gusta mucho. Ahora descubro muchos HOY y AHORA felices, y eso me mantiene en pie...

La esperanza de saberse cerca de tierra, cerca de la meta... por fin. Este es un capítulo lleno de esperanzas, y me gusta, coincide con lo que estoy viviendo ahora mismo... será que las casualidades no existen.

Y sí: a veces el temor nos sujeta a la vida, aunque a veces nos la arrebate... es una contradicción, pero a la vez una gran verdad, que a menudo nos salva de desgracias peores...

Un beso muy grande, Nike. Me gusta mucho cómo escribes, te lo digo a menudo, pero no me canso de decirlo, porque es cierto.