lunes, 3 de noviembre de 2008

Fulgor cap 30

".....admirando el amor de una esposa, el afecto de un padre o de una madre, la complicidad de un compañero o el cariño de gente extraña y ajena, esa misma gente que uno encuentra por la calle caminando al costado de vos, con la que te encuentras al cruzar la plazita o que mora a lo lejos en un casita fría de Londres, personas que te abrazan fuerte y con ese abrazo nos hacen sentir queridos pero a la vez desdichados, ¿es que cuantos de nosotros estamos necesitados de ello?, nos preguntamos si somos dignos de recibirlos, de estar con ellos siquiera, sorprendidos pensando que este mundo es en realidad horrible, ruin y execrable ( "Dios ha muerto hace mucho tiempo, el diablo lo ha asesinado, en realidad al que tú llamas Dios es el diablo disfrazado"), que no hemos hecho nada por cambiarlo, y aún hoy no lo hacemos; Sin embargo te encuentras con gente como vos , una humanidad inigualable ¿como pues sentirnos bien con ese abrazo? y por más que lo rechazes están allí, siempre están allí, esas almas blancas que soportan todo, queriendo quizá también que los abracemos a ellos, que ellos son los que ansían compañía, pero esa es una manera infame de pensar, de equivocarse, entonces no se como abro mis brazos también yo, me levanto ante vos, la increíble capacidad del ser humano, esa guerra que no se perderá nunca en tanto nos sigamos juntando poco a poco, para darnos ánimo, calor y respeto, para nosotros y la naturaleza, para mi o para vos, recalcándonos una y otra vez que no habitamos en soledades............ sino en grandes proezas y aventuras."

2 comentarios:

Karol_a dijo...

la increíble capacidad del ser humano, esa guerra que no se perderá nunca en tanto nos sigamos juntando poco a poco, para darnos ánimo, calor y respeto, para nosotros y la naturaleza, para mi o para vos, recalcándonos una y otra vez que no habitamos en soledades............ sino en grandes proezas y aventuras."

C-omo te arreglas para decir verdades y realidades como cántaros Nike, me entretengo mucho en tu blog. lástima que escribas de tarde en tarde.
Un beso amigo. cuida de ti.

-.Nel.la.- dijo...

Todavía queda mucha gente, aunque no es lo más abundante, que regala sonrisas, abrazos y amistad por ahí adónde van, que te hacen preguntarte si realmente lo merecemos, si merecemos a alguien así al lado... y esas personas nos recuerdan la existencia de Dios, de la verdadera humanidad, del amor, de la alegría, y no sólo hemos de aceptar esos gestos, sino agradecerlos infinitamente y devolverlos de la misma manera, no sólo a estas personas, sino también aprender a ser como ellos.

Por fortuna yo me he encontrado a bastante gente así en mi vida, aunque se pueden contar con los dedos de una sola mano... pero esas personas son las que te devuelven las esperanzas en la humanidad...

Este texto es muy bonito, y me encanta cómo plasmas la dualidad de la humanidad...

Ahora hagamos todos algo por cambiar este mundo; la mejor manera: cambiemos nosotros y aprendamos un poco más de estas personas.