jueves, 11 de diciembre de 2008

"El Fuerte Navidad " cap.32

"llevábamos tres días navegando cuando divisamos a lo lejos una isla pequeña a la cual dimos por nombre Santo Tomás Apóstol por ser aquel día la fiesta en honor a él; después de un breve recorrido por sus costas desembarcamos el 22 de diciembre en un puerto que nos pareció el más grande y amigable de todos, muchos indios venían a nuestro encuentro ofreciéndonos frutas y demás halagos, en verdad que esta gente es la mejor que he conocido hasta hoy, muy buena y respetuosa, el jefe de esta región se llama Guancanagarí y se nota que es alguien importante dentro de la isla, todos estaban contentos por nuestra "llegada del cielo" y como en anteriores lugares nos tocaban y jalaban de los cabellos, se reían y husmeaban en nuestras ropas, hubo una gran cena y un baile al compás de algunos cascabeles hechos de madera, esta fiesta se repitió a la mañana siguiente y me trajo recuerdos encontrados, las carcajadas entre la multitud y el afecto de nuestros amigos, las tradiciones de los pueblos, de aquellos pueblos, fiesta que se prolonga por días enteros envolviéndonos en una euforia colectiva, en un solo objetivo, en un adormecimiento o tal vez nos sirve para fugar un instante de la realidad, de los conflictos y de la destrucción ya no asolapada del mundo o quizá solo por salirnos de la rutina tantas veces perversa y hostil, de soportar vejamenes de autoridades curiosas o simplemente por conservar la tradición, la cultura y eso por que el humano tanto luchó, por que esto es un testimonio vivo y palpable,concreto y verdadero, fruto de lo que somos y de que sentirnos orgullosos, una cachetada a la virtualidad y a la tecnología de "ciertos inteligentes",¿ de que manera pues aprendimos tu y yo? si no es por la extensión de conocimientos añejos, esas palabras del abuelo o ese ensimismamiento añorando campos verdes y abiertos, ¿no vuelve uno siempre al lugar donde fue feliz? al lugar donde aprendimos a cantar o a leer y por que no a llorar, así pues se trasladó también el conocimiento de boca en boca y de pueblo en pueblo y la manera en que se manifiesta ahora es en estos jolgorios que lamentablemente están en extinción, ya no se ve mucho y los pueblos son llamados "fantasmas" la gente ha migrado y migrará más aun, ya no se ve la gente, ¿donde estará la gente?, pero ya nadie se acuerda de eso no Martin?; En la noche de navidad me fui muy cansado al camarote y un gran ruido me hizo volver a la realidad, nuestra nao había chocado estrepitosamente contra un banco volcándose poco después ante la desesperación de mis hombres, tuvimos que refugiarnos en la "niña" y avisar a Guancanagarí para que viniera a auxiliarnos, minutos después vimos grandes canoas con muchos indios que venían en nuestra ayuda, descargaron la nave y pusieron en orden las cosas sin que faltara la punta de un alfiler, una honradez nunca vista, creo que en el mundo no hay mejor gente ni mejor tierra; ellos aman a sus prójimos como a sí mismos, y tienen una habla la más dulce del mundo y siempre con una risa a flor de piel.
Nos fuimos al pueblo unos días más y viendo el clima favorable mandé a construir una fortaleza y dejé algunos cristianos para que sigan buscando oro a mi regreso de España".

4 comentarios:

Karol_a dijo...

Qué hermoso es encontrar gente así, gente buena que les importa los demás, creo que esa generosidad y esa honestidad no la encuentras tan fácil hoy. Los que tienen menos y viven más alejado de la civilización son los que atesoran más en el interior, la riqueza y el poder, el progreso corrompe.
Como siempre tu escrito es precioso y lleva una moraleja, al menos yo te leo entre líneas.
Un beso Nike.
Espero verte pero si no, deseo que tengas unas felices navidades en compañía de tus seres queridos. Un beso amigo.

-.Nel.la.- dijo...

Un precioso escrito, y más para las fechas que se avecinan.
Encontrar ese espíritu, el del amor por nuestro prójimo, la sinceridad, la honradez, la alegría... hoy en día es difícil, y más en esta sociedad, además, no sé qué filósofo dijo (lo leí una vez y se me quedó grabado) que hoy en día es mucho más difícil ser buena persona... pero yo pienso que si todos fuéramos un poco mejores, en este mundo daría verdadero gusto vivir, se acabarían las depresiones, la gente sería más feliz...

Yo prefiero arriesgarme un poco e intentar cada día ser mejor persona, porque además eso también nos llena el alma...

Un abrazo bien fuerte, Nike.
Tus palabras siempre me llegan.

María_azahar dijo...

Te deseo una muy Feliz Navidad, mi querido amigo y alumno.

Un besazo enorme.

Karol_a dijo...

Hola querido amigo, perdóname por mi ausencia, demasiados compromisos en estas fechas, ni siquiera he tenido tiempo de escribir.
Feliz Navidad y un beso.