jueves, 5 de marzo de 2009

"el viaje continúa" cap 38

"Me disponía a morir estirando mi mano hacia el absoluto cuando de pronto unos gritos portentosos me hicieron reaccionar- tierra,tierra!- era Ruy García, un marinero de santoña que trepado en lo alto divisaba como nadie la isla de Santa María; Esta isla estaba gobernada por un tal Juan de Castañeda quien al enterarse de nuestra presencia mandó a la nao unas gallinas y pan fresco ofreciéndose a ayudar en todo lo que fuera necesario.
El 19 de febrero mandé a la mitad de mis hombres a que vayan en procesión y en camisa a una ermita de la virgen María para agradecerle por mantenernos vivos, pero ni bien pisaron la isla un batallón de hombres los apresaron y vinieron ante mí a "invitarme" a desembarcar, rápidamente dispuse alejarme de la isla por algunos días, el 21 de febrero volví al puerto y vinieron a la nao dos clérigos y un escribano a los cuales les mostré la carta de los reyes de castilla, de inmediato dispusieron la libertad de mis hombres y su ayuda para que prosigamos camino a España.
Al llegar a Lisboa se armó un loquerío todos querían ver la nave española que volvía de las indias, "La Niña" que había soportado tormentas y que había hablado a los indios, la población entera se llenaba de asombro y maravilla, miles de barcas rodeaban a "la niña", varones y mujeres querían ver a los indios, a aquellos nuevos hombres, entre preguntas y lamentos infinitos por no ser los portugueses los realizadores de tamaña empresa."

2 comentarios:

Karol_a dijo...

Me admira como sabes tanto de esta hazaña Nike mi querido amigo, a veces he pensado que estabas haciendo una tesis o el proyecto quizá de tus estudios, pero ellos no tienen nada que ver con esto, van por otros derroteros no? de todas formas, tu arte para contar la tan contada hazaña es distinta y especial. Es como si hubieras ido en aquellas naves a esa aventura.
Mi admiración y mi cariño amigo.
Un beso. Me alegro de volver por aquí.

Nk dijo...

Esta muy bueno leerte, las imagenes aparecen una tras otra.
Muy bueno de verdad.
Saludos.