domingo, 31 de mayo de 2009

cap IX

Nuestra primera reunión la tuvimos que hacer en el jardín justo en la banqueta donde siempre reposa Hugo, llegó también Julio y eso me pone satisfecho de alguna manera, una muchacha de unos veintiún años delgada y de nariz respingada que se hace llamar Cristina es la única mujer entre nosotros, otras tres personas a su lado también forman parte del grupo.
"Hola, yo soy el Dr Salazar algunos de ustedes me conocen y conocen también a lucy la enfermera que nos acompañara en las reuniones, espero que todos podamos ayudarnos y expresar sin temor lo que sienten o lo que los aqueja; Todos ustedes están en la última etapa de su rehabilitación y próximos a dejar este recinto"
Lucy se levanta suavemente alejándose del circulo y se sienta al frente en otra banca mirando hacia los arbustos.
-Bueno empezemos alguna opinión,¿que piensas de esto julio crees que sea necesario?
todos miramos hacia él disponiendonos a escuchar lo que tenía que decir pero se demoró más de la cuenta en esbozar sus primeras palabras como si hiciera un enorme esfuerzo para encontrar las palabras idóneas, al fin dijo.
-espero que podamos entendernos, a veces solemos prejuzgar a los demás (En ese instante me pareció que sus palabras iban dirigidas hacia mí)
-¿Crees que las personas actúan así contigo? -siguió el dr-
-creo que es una cuestión de preparación, la gente no está preparada para comprender un más allá, significaría un trauma grave, una antinaturalización, como encontrar una mañana a tu padre muerto y luego hablar con el, eso no es posible de creer sin embargo nadie puede probar lo contrario.
-si un hombre está muerto no se puede luego o más tarde hablar con él, la muerte es un hecho innegable ¿como que no se puede probar? por último los hechos no necesitan probarse están alli simplemente dije replicando.
- ¿como pruebas que personas muertas no puedan comunicarse?- preguntó Julio
-Por que están¿¿ muertaaas? dijo Cristina tremendamente sarcástica
-eso no es un argumento, no estoy hablando materialmente, hablo de comunicación, de diálogos, de complicidad, la muerte es en todo caso una anomalía un desperfecto de la materia...aun asi entre encontrar a tu padre tendido y luego en unos minutos hablarle pasan millones de cosas, coexisten muchos grados de existencia...............
-si ya no está en este mundo es por que ya no existe y si ya no existe no se puede hablar con el-dijo Javier-
-eso- asentí
-este mundo.. ¿que mundo Javier? de que mundo me hablas, ¿aun no sabes que hay miles?, algo sustancial que logra decirnos algo ...como un ánima..como una lejanía..-replicó levantando un poco la voz ya se respiraba un ambiente acalorado y eufórico.
-¿Que opinas tú hugo? preguntó el doctor.
el Dr había convencido a Hugo de que formara parte de las charlas y diera su opinión-la verdad no se que diablos le había prometido-.
-No se puede probar.
-el que? dije
-No ..s..e puede probar.... q..ue no haya t..al comunicación . Dijo visiblemente nervioso y asustado.

continuará...........

5 comentarios:

Rizitos eléctricos dijo...

Me encanta!! ¿Cómo consigues meterte tanto en los personajes? Bueno, no se si quiero saberlo, sobre todo en esta novela :P jejeje

Un abrazo

Rizitos eléctricos dijo...

Yo siempre me he preguntado donde está el límite de la locura. Porque antes, estaba loco el que creía que la tierra era redonda, el que creía en la ciencia... como es un concepto que cambia según el tiempo. No se, es como... si ese no estaba loco en su tiempo, los de ahora ¿lo están?
Hay "locos" que son capaces de pensar, de razonar, ¿por qué van a dejar de tener razon? No se...
Saludos

Rizitos eléctricos dijo...

Acabo de caer, ¿sabes que libros podrían gustarte? Concierto para instrumentos desafinados de Vallejo-Nájera (va sobre un manicomio español de los años cincuenta y te habla de varias enfermedades). Luego ese escritor tiene otro libro que también me gustó: Locos egregios, en donde cuenta la vida de locos conocidos...

Besos

Carmen dijo...

Qué dificil lo que estás haciendo Nike. Nada menos que la mente de un loco. Y sin embargo por ahora no te pierdes. Ánimo valiente.
Carmen

Karol_a dijo...

Tu relato sigue encauzando locuras, muy bueno.
Un besote.