sábado, 2 de enero de 2010

Cap XVII

-¿Entonces pensás que estás listo?
-Siempre lo he estado y usted lo sabe como sabe también que aquí hay mucha gente que debería salir ya mismo, si supiera sus historias quedaría maravillado como he quedado yo con ellas..
-¿De que historias me hablás?, yo soy el responsable aquí y nunca he oído nada de ellas
-¿los ha escuchado alguna vez?, ¿se ha acercado a ellos? ha visto su inocencia o escrutado en sus lágrimas? o verlos como saltan y ríen olvidandose del mundo atroz que los rodean un mundo al que ellos felizmente no pertenecen...
-Esas son tonterías..
-Que predecible es usted no me sorprende tampoco por que son las mismas palabras que la gente utiliza cuando no logra ver ciertos actos que requieren un mínimo de esfuerzo o alguna pasión; acaso ha escuchado de aquella mujer que escapó del hospicio en una ambulancia buscando un amor de antaño o de Braulio que vive y hace reír a su madre que postrada no sabe como decirle cuanto lo quiere, de aquel joven millonario que rechazó toda su fortuna por disfrazarse de gallo y hacer reír a la gente en las húmedas calles de Buenos Aires, de aquel chico que penetro 2 veces en su casa incendiada por salvar a sus 3 hermanitos; ¿nunca ha escuchado esto verdad?

Sin embargo tenés a mucha gente encerrada aquí que valen lo mismo y no lo digo por mi por que al fin y al cabo yo cometí un crimen y debo pagar por ello, podés llamar a la policía si querés pero es injusto que haya gente aquí por el solo hecho de pensar o vivir diferente.

-Vos sabés que nadie saldrá de aquí hasta que a mi se me de la gana tus historias y las de ellos no me importan están locos y es aquí donde pertenecen..
-Es usted un imbécil..
-imbécil si puede ser pero soy el director y vos eres más imbécil si pensás que me vas a convencer con tus dramas estúpidos...........

continuará

3 comentarios:

Nel.la dijo...

Hola Nike, me alegra que hayas vuelto a actualizar...

Esta entrada es triste y muy real. No sólo en la historia que narras, en el psiquiátrico, sino en la vida real. ¿Cuántas veces la gente tacha a otras personas sólo porque piensan, actúan, sienten o viven de manera diferente? Pero lo peor es que a veces no sólo se juzga y condena, sino que encima se tiene el poder de decisión sobre estas personas y se "juega" a ser Dios con ellas... Como en este caso el director del psiquiátrico, que tiene la última palabra sobre todos los que están allí encerrados.

Lo bueno es que al menos una persona (el protagonista) se pare a escuchar, observar y comprender a estas personas... seguro que si hubieran más personas que pararan un minuto a intentar comprender, ellos se sentirían menos solos, y seguro que algo podrían aprender de estas personas "diferentes".

Me ha gustado mucho tu entrada. Espero que a la próxima no tardes tanto en actualizar.

P.D. No suelo conectarme al chat, siempre que entro voy con el tiempo justo, leo el correo y me voy... Pero siempre contesto a los e-mails (aunque a veces tarde unos cuantos días).

Espero que hayas pasado bien estas fiestas. Un beso muy grande!!!

Carmen dijo...

Hola Nike
Por fin has regresado. Me gusta tu entrada. Me parece que el unico desequilibrado es el sádico, prepotente y tozudo director, pero él no lo sabe. Shhhhhh. Siempre es así.
Un beso

Karol_a dijo...

Hola Nike, lamento mucho no tener mucho contacto contigo y no disponer de tiempo suficiente, apenas escribo y estoy muy ocupada, estoy metida en frentes laborales de luchas y comités, asique no puedo disponer de mi tiempo como quisiera, perdóname, espero que pase pronto y que estés bien, un beso amigo.