martes, 23 de marzo de 2010

Cap XVIII

-¡Acabo de hablar con el Director no veo ninguna intención de dejarnos salir, toda nuestra maldita terapia ha sido una farsa nunca le importó..miserable, no sabe lo que le espera...
-pero... por que te ha dicho eso-dijo Cristina visiblemente ofuscada
-debe tener motivos muy grandes o debe estar enfermo el imbécil,l se enojó por que le dije que ya estamos listos para salir de aquí, para reinsertarnos a la sociedad y ......miren, no se si realmente están dementes pero sé una cosa ustedes no deberían estar en un sitio como este....creo que debemos buscar la manera de fugarnos, de huir todos...
-¿y hacia donde iríamos?-dijo julio como esperando una respuesta inmediata.
-Cualquier lugar es mejor que esto, te lo digo ¿no ves que los tienen y los quieren tener encerrados siempre, presos, marginados como si no valieran nada, ¿es que no te das cuenta de eso?..
-¿Crees que afuera estaríamos mejor? viendo a cada paso como nos desprecian o como se burlan de nosotros..
-pero estarían libres, caminarían de aquí para allá se irían al sitio que elijan con las personas que elijan.. ¡estaría libres por Dios!
-libres siempre hemos sido allá o acá no cambiaría nada no es de libertad de lo que adolecemos, vos puedes salir afuera y seguir atrapado toda tu vida.
-¿que? que pasa contigo Julio como puedes hablar así ... ¿todos ustedes piensan lo mismo? ...creo que en verdad ese maldito tiene razón todos ustedes están locos de remate..no sé por que me gasto tanto, les estoy ofreciendo la oportunidad de marcharnos de aquí... he estudiado el lugar tengo un plan y ustedes me hablan de cosas estúpidas..pues entonces me fugar...
-¡yo me iré contigo!-gritó desde un rincón Hugo
-pues mira, el mudo es aquí el único valiente o ¿¿el único cuerdo??
-yo también te apoyo Juan Pablo y creo que podemos llevarnos a Manuel también ya que no cuenta dijo Cristina pasando la mano por el "chiquilin".
-¿que dices tu clara?
-Ve Juan Pablo, mas temprano que tarde estaremos juntos, quizá julio y yo tengamos otra ruta de escape.
-entonces te quedás? pues bien, nosotros nos largamos.

2 comentarios:

Karol_a dijo...

Hola Nike, qué tal va eso, parece que el tiempo llenó el vacío y se unió la musa invadiendo, me ha gustado mucho este comienzo, porque estoy segura que lo seguirás. Ya hacía falta que escribieras, un beso mi amigo.

Nel.la dijo...

Ya tenía ganas de volver a verte por aquí, que has tenido este espacio muy abandonado...
¿Sabes? Realmente lo que dicen es cierto: uno es libre, si sabe apreciarlo de verdad, allá adonde esté, y, pensándolo bien, al menos allí tienen un techo donde dormir, comida a diario, compañeros... No es tan descabellada la idea de quedarse, y realmente nadie asegura que fuera vayan a ser más libres que dentro.

Al final vi la peli que me recomendaste (la del pianista en el océano), y en esa película se habla un poco de eso: él se siente libre en un barco limitado, con un teclado limitado... pero en el momento que decide ir a ver el resto del mundo se paraliza, porque se da cuenta que, ante la infinidad de las opciones, se pierde, y esa "libertad" infinita se convierte en una cárcel mucho mayor que el barco en el que vive. Todos necesitamos límites para poder vivir libremente, sino la infinidad haría que nos perdiéramos...

Pero esto no deja de ser una divagación mía...

Un fuerte abrazo.
Me alegro de tu regreso.