martes, 22 de marzo de 2011

CAPITULO XXI

¿Sabrán en este momento lo que pienso, podrán ver  aquel parque inmenso de Buenos Aires, podrán verte a vos  caminando tan gallarda  haciendo crujir hojas secas y hombres encorvados?- recuerdo aquellas   mañanas inhóspitas de  odios inconmensurables, de tus  extraños dolores y de ese hablar en silencio, esos gestos con revelaciones tan lúgubres, tan frías y a la vez tan seductoras-.
 ¿y este recuerdo distante acaso no será una ilusión más? ¿no serán ellos que implantan estos recuerdos y que en verdad mi vida estuvo vacía? ¿me estaré volviendo loco? ........... y estos personajes singulares en "realidad" (¿debería citar esta palabra?) controlan todo lo que hago, digo o pienso?......... ¿ahora mismo lo verán? ........ no es así  como nos gobiernan espíritus o fuerzas desconocidas que nos manipulan y juegan con nosotros deshaciéndonos en momentos que aspiramos algo, separandonos de alguien a quien amamos o simplemente arrebatándonos de nosotros mismos y de  nuestros anhelos, seres que nos empujan a territorios desalentadores, a continuos letargos en que nada parece mas importante que nada y todo nos parece tan atroz, envolviéndonos  siempre en míseros péndulos de ascensiones cada vez más tristes, como si poco a poco nos alejáramos de épocas en que fuimos tan felices .....pero que a su vez la vemos tan cerca, tan pegado a nosotros recordándonos el tiempo que un día fue y la esperanza de un nuevamente volver..... de un perpetuo retorno, de una retrospección............. y entonces momentos de descreimiento e imperfecciones nos sirven de refugio, cobijandonos mutuamente en nuevos despertares, en cosas nunca vividas, en nuevas alegrías e innumerables abrazos.

jueves, 3 de marzo de 2011

incluso cuando estaba allí con miedo.....temblando de miedo....(un temor diferente del que se tiene frente al peligro, distinto también al que sientes cuando tienes un personaje inalcanzable frente a ti y no sabes que preguntarle formulando miles de cosas en tu cabeza pero sintiendo a la vez que el ídolo se encuentra desarmado, débil, demasiado a tu alcance, con esa prepotencia que solemos aflorar cuando en realidad los que estamos desarmados y solos somos nosotros.........)
Este temblor era una especie de angustia de no saber lo que se proponían estos individuos (o tal vez de no querer saber) querian que que pensaras o imaginaras cualquier cosa, recuerdos, experiencias y no comprendía con que fines, el cuarto estaba lleno de máquinas gigantescas que emanaban unas luces blancas fulgurantes de cuando en cuando, computadoras por todos los ángulos retorciendo electrodos por toda mi cabeza como si quisieran evaluar cada latido de mis cabellos......

continuará